Las empresas del sector privado se están comprometiendo con el medio ambiente y la conservación del ecosistema.

La más reciente iniciativa tiene como protagonista  a un cajero electrónico que funciona con energía suministrada a través de paneles solares, lo que evitará la emisión de 311,4 kilogramos de CO2 al año.

Sumado a esto, la base del dispositivo está hecha de material de llanta reciclada para protegerlo de daños por una posible descarga eléctrica. Luz María Velásquez, vicepresidenta de Personas y Pymes Colombia de Bancolombia, manifestó que el dispositivo, fuera de ayudar con la conservación del medio ambiente, permitirá acercar la entidad financiera a más rincones del país.

“Este cajero solar muestra, no solo nuestro compromiso con la sostenibilidad del planeta, sino nuestra visión  para seguir utilizando la innovación al servicio de las personas”, señaló.

El cajero está instalado en Medellín, en la torre empresarial de Bancolombia, en el sector de industriales. Presta servicio las 24 horas y, para garantizar la continuidad en la prestación durante la noche o cuando las condiciones climáticas no sean favorables, cuenta con dos baterías que lo abastecerán hasta por dos días continuos.

Otros ejemplos

La compañía de comestibles Italo, ubicada en la zona industrial de Bogotá, desarrolló el proyecto de energía fotovoltaica más grande de la ciudad.

El proyecto se hizo en alianza con la empresa de energía Condensa y es la primera instalación de paneles en esta zona, considerada una de las más contaminadas del país.

“En nuestros 90 años de existencia queríamos ver y entender cómo íbamos a ser sostenibles en el tiempo, pensando en otros 90 años”, indicó Andrés Goeggel, Gerente de Proyectos Comestibles Italo.

La idea surgió en 2015 y el año pasado lo llevaron a la realidad con una inversión de 1.400 millones de pesos.

La compañía le apostó al ahorro anual de más de 150 millones de pesos en el pago de energía convencional.

Fuente: RCN radio