fbpx
+57 (1) 486 4718 info@suncolombia.com
Cra. 21 No. 164 - 74 Toberín | Bogotá – Colombia

Mini Carrito

 

A medida que el coronavirus COVID-19 gane terreno en las regiones más pobres del mundo, golpeará con más fuerza a los más vulnerables, sumando una crisis económica y de salud sin precedentes a las crisis climáticas y de pobreza existentes. Esta crisis multifacética requiere una respuesta integral y colaborativa, y la energía limpia resulta esencial para ayudar a los países a prepararse, responder y recuperarse.

La energía limpia puede proporcionar soluciones asequibles, que estén en línea con los objetivos climáticos, y puede ayudar a mitigar los efectos de la crisis de COVID-19 en los medios de vida de las personas y las economías locales.

En la primera línea de la batalla contra COVID-19, la energía para los hogares y los centros de salud es crítica. Sin embargo, 840 millones de personas no tienen electricidad. De ellas, 570 millones viven en África subsahariana, donde una de cada cuatro clínicas no tiene energía, y el 28% no tiene un suministro energético continuo.

En las regiones donde la red eléctrica es poco confiable o incluso inexistente, las tecnologías de energía limpia proporcionan soluciones que se pueden implementar rápidamente. Con energía confiable, los centros de salud pueden trabajar todo el día, en lugar de depender de velas o linternas de teléfonos.

Energía solar para la salud

El programa Solar for Health (Energía Sola para la Salud), financiado principalmente por el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la TB y la Malaria, el PNUD e Innovation Norway, y en curso en 11 países desde 2016, presenta un modelo ecológico que mejora los servicios de salud al tiempo que salva vidas, cuida el medio ambiente y ahorra dinero.

El PNUD y sus socios buscan aprovechar esta experiencia con el fin de ayudar a los países a aumentar las inversiones en energía limpia para la electrificación de los centros de salud.

La energía limpia también puede abordar algunos de los factores que hacen que las personas sean más vulnerables a las enfermedades respiratorias como COVID-19. Casi la mitad del mundo depende de combustibles contaminantes y cocinas ineficientes para cocinar, a costos considerables para la salud y el medio ambiente. Cada año, 3,8 millones de personas mueren prematuramente por enfermedades relacionadas con el humo del fuego abierto o las estufas. Promover el uso de combustibles limpios y estufas energéticamente eficientes puede proteger a miles de millones de personas de respirar gases nocivos en el hogar todos los días.

El acceso a la energía también hace que las políticas de distanciamiento social sean viables al permitir a las personas mantenerse en contacto, recibir información, participar en la educación en línea y trabajar desde casa. También puede proporcionar acceso confiable a agua limpia, un elemento crucial en tiempos de COVID-19. Además, garantiza la seguridad alimentaria al habilitar las cadenas de frío de alimentos y alimentar las bombas de agua.

Impulsar la inversión en energía limpia

La energía limpia puede impulsar la recuperación económica después de la pandemia, dado que es un motor para la creación de empleo. Un récord de 11 millones de personas en todo el mundo estaban empleadas en el sector de las energías renovables en 2018 y la Agencia Internacional de Energía Renovable estima que este número podría aumentar a 42 millones de empleos en todo el mundo para 2050.

Los sistemas descentralizados de energía fuera de la red pueden impulsar las economías locales al ayudar a las pequeñas empresas a prosperar y ofrecer potencial para fuentes de ingresos adicionales.

La energía limpia está disponible, es asequible y confiable. Pero en muchos países y economías en desarrollo, el potencial para proyectos de energía renovable a gran escala permanece en gran medida sin explotar. Las inversiones en esta área siguen siendo mucho más bajas de lo que se requeriría para brindar el desarrollo completo y los beneficios climáticos de la energía limpia.

Levantar barreras

En todo el mundo, el PNUD está trabajando con los gobiernos para levantar las barreras que impiden estas inversiones. Al abordar las políticas y los riesgos financieros asociados a tales inversiones en las economías en desarrollo, el PNUD tiene como objetivo ayudar a los gobiernos a crear un entorno propicio para las energías renovables. El Programa de Minigrid de África del PNUD y Solar for Health, establecido en más de 11 países, se expandirá por todo el continente.

A medida que las naciones se preparan para las consecuencias de COVID-19, hay una gran oportunidad para un reinicio a nivel mundial. Los ambiciosos planes de estímulo ecológicos ayudarán a los países a restaurar sus economías mientras profundizan su transición energética. A medida que los precios del petróleo caen a mínimos históricos, debemos asegurarnos de que el mundo se mantenga en el camino correcto con sus objetivos climáticos. Ahora es un buen momento para reformar los subsidios a los combustibles fósiles y reevaluar las opciones que los países tienen para acelerar su transición de energía limpia y mantener una recuperación que sea mejor para todos.

Tomado de: https://www.undp.org/content/undp/es/home/blog/2020/how-clean-energy-can-power-a-covid-19-recovery0.html

Para mayor información y asesoría o compra de productos para su proyecto solar contáctenos: info@suncolombia.com Whatsapp: +57 313 8105486

 

Un grupo de estudiantes de la Universidad McGill en Montreal creó el proyecto Mochila Soular. El mismo consiste en un bolso diseñado para que alumnos de las distintas zonas rurales de África puedan transformar la luz del sol en energía eléctrica y así poder utilizarla durante la noche.

La organizadora del proyecto es Salima Visram, una jóven oriunda de Kenia que se encuentra haciendo sus estudios en Montreal. La iniciativa surgió luego de que Visram se decidiera por ayudar a los habitandes de su pueblo que no cuentan con los recursos para poder incorporar en sus casas paneles solares ya que la energía eléctrica por cable no llega al lugar.

El funcionamiento de las Mochilas solares consta de un panel que recibe la luz solar convirtiéndola en energía que se almacena en baterías que luego pueden utilizarse por ejemplo para iluminar casas. Cabe destacar que en la actualidad la forma tradicional de iluminar espacios en esta zona de África es con estufas de Kerosene, un recurso costoso y muy peligroso si no se toman las medidas de seguridad pertinentes.

La decisión de utilizar las mochilas de los estudiantes, se debe al recuerdo de Visram de pasar largas horas caminando con su bolso a cuesta bajo el sol para ir y volver de la escuela. Con tres o cuatro horas de esta exposición al sol, las baterías permitirán mantener encendida una lámpara led durante unas 8 horas.

El proyecto, se encuentra presentado en plataformas de crowdfunding logrando cumplir con su objetifvo inicial por lo que en poco tiempo comenzarán a fabricar las primers 2 mil mochilas. En esta primera etapa, el producto será totalmente gratuito, aunque en un futuro deberán comenzar a cobrarlas. Para que esto no suceda, ya se encuentran reuniéndose con orgnanizaciones como UNICEF, para poder expandir la iniciativa por todo el continente.

La propia Salima explica el funcionamiento de su proyecto con este Video:

 

China es el país con más granjas de este tipo,  la combinación de energía solar y agricultura plantea soluciones claras a un problema que se venía presentando desde inicios de la década gracias a la predilección que ganaban las granjas solares frente a las plantaciones agrícolas en todo el mundo.

Ante la necesidad de potenciar el uso de energías renovables antes de 2030, de acuerdo con las metas de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en pro del cambio climático, alternativas como las granjas solares se han posicionado con fuerza en países como China y Estados Unidos.

Como una solución viable al respecto, se ha empezado a hablar de la “agrovoltaica”, que consiste en la unión de paneles solares y terrenos agrícolas que no solo contribuyen a crear una agricultura sustentable, sino que también solucionan el problema del espacio que existía entre estos dos aspectos.

Según estudios de la Universidad de Stanford, este modelo es totalmente funcional en casos como las plantas de ágave, utilizadas para producir etanol y que ha probado su resistencia en climas secos, además de que requiere un consumo mínimo de agua para su supervivencia. Esto también permite denotar que el desierto podría ser un lugar más amigable para la agricultura, de acuerdo con los investigadores.

Además de los alimentos, existen otras maneras de combinar las plantas y la energía solar de acuerdo con reportes del Laboratorio Nacional de Energía Renovable de Estados Unidos. Gracias a ello, los granjeros han considerado la localización de paneles solares en zona de poco uso de sus granjas. Dicha metodología podría generar suficiente energía “para suplir las necesidades de un estado”.

Tomado de: https://www.agronegocios.co

Imagen: http://globalaxxis.cl/

 

Las opciones de electricidad con las que cuentan las poblaciones de díficil acceso son bastante escasas. Deben elegir entre hacer uso de los recursos naturales como fuente de energía u obtener electricidad a través de un sistema convencional de generadores con combustible.

A pesar de que la primera opción es la forma mas ecoamigable y rentable , muchas personas optan por escoger los generadores con combustible. Si bien es cierto que el proceso inicial de inversión de un proyecto fotovoltaico puede ser elevado, sus costos de mantenimiento son casi nulos, sumado a que los paneles solares cuentan con una amplia garantía (entre 25 y 30 años, con una disminución del 80% del rendimiento original después de este tiempo).

Los generadores con combustible tienen un coste inicial menor pero requieren mantenimiento continuo, debido a las horas de uso, limpieza y cambio de filtros , aumentando su inversión en el tiempo.  A menudo, estos generadores son poco fiables y necesitan reparaciones costosas, por esta razón, distintos casos de estudio han acabado demostrando que los sistemas solares son una de las opciones más baratas a largo plazo, además de aportar al cuidado del medio ambiente.

SUNCOLOMBIA ofrece soluciones y equipos para sus proyectos, ingrese a nuestra tienda virtual y adquiera sus productos de forma fácil, rápida y segura. Para mayor información contáctenos y reciba una asesoría personalizada.

Tomado de: https://www.ekoenergy.org

Durante el mes de junio, el Índice de Calidad de Aire, también conocido como ICA, presentado por el Sistema de Vigilancia de la Calidad de Aire de Santiago de Cali, arrojó que el sector de Cañaveralejo es uno de los que mejor calidad de aire presenta, seguido de Compartir y Pance. Estos resultados evidencian los esfuerzos de los entes privados y gubernamentales por preservar el medio ambiente y la calidad de vida de los ciudadanos.

La Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, por mencionar un ejemplo, se la ha jugado en pro de capacitar a las comunidades aledañas a ríos importantes y zonas de protección ambiental para disminuir los índices de contaminación y crear conciencia alrededor del tema. En la cuenca Calima han vinculado a instituciones educativas y vecinos del sector para llevar un mensaje de conservación del bosque y los recursos hídricos que rodean la zona.

Por otro lado, con la instalación de paneles solares en la Universidad Autónoma de Occidente y, recientemente, en la estación de policía de Florida, esta región le ha dado al país lecciones de sostenibilidad, con el objetivo de ayudar a liberar la carga energética utilizando energías renovables. Pero los esfuerzos no se limitan aquí, ya que el sector industrial también se ha sumado para hacer que el departamento de gran paso para ser más amigable con el entorno.

Es el caso de Colombina, una organización que tuvo sus inicios en el Valle del Cauca, específicamente en la Paila, corregimiento de Zarzal, y cuyos esfuerzos en el tema se han visto reconocidos al ser incluidos por quinto año consecutivo en el anuario de sostenibilidad 2018, realizado por la firma suiza RobecoSam. En esta edición ocuparon el sexto lugar entre las compañías de alimentos con mejores prácticas sostenibles a nivel mundial.

Esto último sirve de espaldarazo para que la compañía siga avanzando en este tema, que no solo incluye un buen proceder ambiental, sino que alienta al desarrollo social de la región. Y es que, para Colombina, la sostenibilidad ha hecho parte de su modelo de negocio desde siempre, ya que, de acuerdo con el vicepresidente de Planeación Estratégica, la única manera de crecer y perdurar en el tiempo es creando relaciones transparentes, de confianza y de desarrollo mutuo con los grupos de interés.

En cuanto al balance ecológico, la compañía ha invertido, en los últimos 4 años, cerca de 26.000 millones de pesos en la construcción y mantenimiento de las plantas de tratamiento de aguas residuales de las fábricas de producción, así como en diferentes iniciativas para mitigar sus impactos medioambientales. “Destacamos los planes de acción implementados para disminuir la huella de carbono, dando como resultado una reducción del 18 por ciento, entre los años 2015 y 2017”, concluye Marchetti.

Por: El Tiempo

Contáctanos