fbpx
+57 (1) 486 4718 info@suncolombia.com
Calle 127 B Bis #49-48 | Bogotá – Colombia

Mini Carrito

 

Se trata de los incentivos contemplados en la Ley 1715: deducción de renta, exclusión del IVA, depreciación acelerada y quita de aranceles para productos vinculados a fuentes de energías renovables.

Esta semana la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME) publicó datos actualizados hasta el 30 de septiembre sobre los proyectos de energías renovables no convencionales (FNCE) que se han anotado para recibir los beneficios tributarios que concede la Ley 1715.

Según el reporte, hubo recepción de un total de 1.052 proyectos. El 92% de ellos (964) corresponden a emprendimientos de energía solar fotovoltaica; le siguen las minicentrales hidroeléctricas (37); luego las plantas de biomasa (34); y finalmente, los eólicos (16).

Cabe destacar que de esos emprendimientos, 630 ya han recibido sus certificados para comenzar a obtener los beneficios tributarios. Según pudo saber Energía Estratégica, esos proyectos suman una capacidad instalada de 3.353 MW.

En ese universo de iniciativas aprobadas, 568 son solares fotovoltaicas, las cuales totalizan 1.314,83 MW. Pero las que dominan en cuanto cantidad de potencia son las eólicas (14 en total), que representan: 1.841 MW. Le siguen las minicentrales hidroeléctricas: 27 por 103,9 MW. Y finalmente los emprendimientos de biomasa: 20 por 93,99 MW.

No obstante de estos buenos resultados, se espera que paulatinamente haya un aumento en la cantidad de emprendimientos que pudieran llegar a presentarse, teniendo en cuenta que a principios de septiembre el Gobierno de Colombia lanzó la Resolución 203, que facilita la diligencia de los incentivos.

Del mismo modo, con el correr de los días hay expectativas de que la UPME entregue certificados con mayor celeridad. La resolución instruye a que el procedimiento de entrega de los beneficios que dicta la Ley 1715 demore un total de 45 días.

Los beneficios fiscales

De acuerdo a la Ley 1715, los proyectos de energías renovables accederán a  beneficios tributarios de deducción de renta, exclusión del IVA, depreciación acelerada y quita de aranceles para productos vinculados a fuentes de energías renovables.

Tomado de: https://www.energiaestrategica.com/colombia-expide-beneficios-tributarios-para-proyectos-de-energias-renovables-por-mas-de-3-300-mw/

Para mayor información, asesoría y compra de equipos contáctenos info@suncolombia.com

– +57 313 8105486 –

(1) 4864718

Ingresa a nuestra Tienda Virtual: www.suncolombia.com/tienda

La crisis del coronavirus ha causado el mayor golpe de la historia reciente a la economía y las cicatrices en la demanda energética serán duraderas, por lo que la evolución en los próximos años dependerá en gran medida de cómo se afronte la pandemia, según ha advertido la Agencia Internacional de la Energía.

La agencia con sede en París estima en la última edición de su informe ‘Perspectiva Mundial de la Energía‘ que la demanda global de energía se reducirá un 5% en 2020, lo que permitirá rebajar las emisiones de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía en un 7%, mientras que las inversiones en energía caerán un 18%.

No obstante, la AIE subraya que el impacto de la crisis varía sustancialmente en función del combustible, ya que las caídas estimadas del 8% en la demanda de petróleo y del 7% en el uso del carbón contrastan fuertemente con un ligero aumento en la contribución de las renovables.

En el caso del gas natural, la reducción en la demanda se calcula en alrededor del 3%, mientras que la demanda global de electricidad parece descender en un 2% relativamente modesto para el año.

En este sentido, “la institución considera que las políticas implementadas en respuesta a la crisis del coronavirus cuentan con el potencial de ‘remodelar el futuro de la energía‘”, señalando que en el escenario de medidas anunciadas, que refleja las intenciones y los objetivos a día de hoy, la demanda mundial de energía recuperaría los niveles previos a la crisis a principios de 2023.

Sin embargo, esto no sucede hasta 2025 en caso de una pandemia prolongada y una recesión más profunda, según refleja el escenario de recuperación retrasada planteado por la AIE, en el que el crecimiento más lento de la demanda reduce las perspectivas de los precios del petróleo y el gas en comparación con las tendencias anteriores a la crisis, mientras que las grandes caídas en la inversión aumentan el riesgo de volatilidad futura del mercado.

En este escenario menos optimista, “la economía global regresa a su tamaño anterior a la crisis solo en 2023, y la pandemia marca el comienzo de una década con la tasa más baja de crecimiento de la demanda de energía desde la década de 1930″, advierte la agencia.

“La pandemia de la covid-19 ha causado más trastornos en el sector energético que cualquier otro evento en la historia reciente, dejando impactos que se sentirán en los próximos años”, reconoce la AIE, para la que aún es pronto para decir si la crisis representa un revés para los esfuerzos por lograr un sistema energético más seguro y sostenible, o un catalizador que acelerará el ritmo del cambio.

“La pandemia está lejos de terminar, quedan muchas incertidumbres y aún no se han tomado decisiones cruciales de política energética”, sostiene.

En cualquiera de los escenarios contemplados, el ente adscrito a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) destaca que las energías renovables serán las grandes protagonistas, particularmente en el caso de la energía solar, como consecuencia de las medidas de apoyo y el desarrollo de las tecnologías, que están permitiendo un acceso muy barato al capital en los principales mercados.

La AIE pone de manifiesto que la energía solar fotovoltaica es ahora consistentemente más barata que las nuevas plantas de energía alimentadas con carbón o gas en la mayoría de los países, y los proyectos solares ahora ofrecen algunos de los costes de electricidad más bajos jamás vistos.

De este modo, según su escenario de políticas declaradas, las energías renovables cubrirían el 80% del crecimiento de la demanda mundial de electricidad durante la próxima década. La energía hidroeléctrica seguirá siendo la mayor fuente renovable, pero la energía solar es la principal fuente de crecimiento, seguida de la energía eólica terrestre y marina.

“La energía solar se convertirá en el nuevo rey de los mercados eléctricos del mundo”, no ha dudado en afirmar Fatih Birol, director ejecutivo de la AIE, para quien “la era del crecimiento de la demanda mundial de petróleo llegará a su fin en la próxima década”.

Aunque el directivo turco de la AIE subrayó que “sin un gran cambio en las políticas gubernamentales, no hay señales de un rápido declive”, ya que, teniendo en cuenta la configuración de políticas actuales, un repunte económico global “haría que la demanda de petróleo volviera a los niveles anteriores a la crisis “.

De hecho, en los dos escenarios planteados por la AIE, la demanda de petróleo seguirá creciendo hasta tocar techo en la década de 2030. Sin embargo, en el caso del carbón, la AIE pronostica que la demanda “no volverá a los niveles anteriores a la crisis en el escenario de políticas declaradas”, mientras que su participación en el mix energético de 2040 se situará por debajo del 20% por primera vez desde la Revolución Industrial.

Fuente: https://www.dinero.com/empresas/articulo/costos-de-la-energia-solar-en-el-mundo-para-2020/303307

Para mayor información acerca de su proyecto solare contactenos: info@suncolombia.com Whatsapp: +57 313 8105486

Ingrese a nuestra tienda virtual para adquirir sus equipos para proyectos con energía solar: www.suncolombia.com/tienda

 

A medida que el coronavirus COVID-19 gane terreno en las regiones más pobres del mundo, golpeará con más fuerza a los más vulnerables, sumando una crisis económica y de salud sin precedentes a las crisis climáticas y de pobreza existentes. Esta crisis multifacética requiere una respuesta integral y colaborativa, y la energía limpia resulta esencial para ayudar a los países a prepararse, responder y recuperarse.

La energía limpia puede proporcionar soluciones asequibles, que estén en línea con los objetivos climáticos, y puede ayudar a mitigar los efectos de la crisis de COVID-19 en los medios de vida de las personas y las economías locales.

En la primera línea de la batalla contra COVID-19, la energía para los hogares y los centros de salud es crítica. Sin embargo, 840 millones de personas no tienen electricidad. De ellas, 570 millones viven en África subsahariana, donde una de cada cuatro clínicas no tiene energía, y el 28% no tiene un suministro energético continuo.

En las regiones donde la red eléctrica es poco confiable o incluso inexistente, las tecnologías de energía limpia proporcionan soluciones que se pueden implementar rápidamente. Con energía confiable, los centros de salud pueden trabajar todo el día, en lugar de depender de velas o linternas de teléfonos.

Energía solar para la salud

El programa Solar for Health (Energía Sola para la Salud), financiado principalmente por el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la TB y la Malaria, el PNUD e Innovation Norway, y en curso en 11 países desde 2016, presenta un modelo ecológico que mejora los servicios de salud al tiempo que salva vidas, cuida el medio ambiente y ahorra dinero.

El PNUD y sus socios buscan aprovechar esta experiencia con el fin de ayudar a los países a aumentar las inversiones en energía limpia para la electrificación de los centros de salud.

La energía limpia también puede abordar algunos de los factores que hacen que las personas sean más vulnerables a las enfermedades respiratorias como COVID-19. Casi la mitad del mundo depende de combustibles contaminantes y cocinas ineficientes para cocinar, a costos considerables para la salud y el medio ambiente. Cada año, 3,8 millones de personas mueren prematuramente por enfermedades relacionadas con el humo del fuego abierto o las estufas. Promover el uso de combustibles limpios y estufas energéticamente eficientes puede proteger a miles de millones de personas de respirar gases nocivos en el hogar todos los días.

El acceso a la energía también hace que las políticas de distanciamiento social sean viables al permitir a las personas mantenerse en contacto, recibir información, participar en la educación en línea y trabajar desde casa. También puede proporcionar acceso confiable a agua limpia, un elemento crucial en tiempos de COVID-19. Además, garantiza la seguridad alimentaria al habilitar las cadenas de frío de alimentos y alimentar las bombas de agua.

Impulsar la inversión en energía limpia

La energía limpia puede impulsar la recuperación económica después de la pandemia, dado que es un motor para la creación de empleo. Un récord de 11 millones de personas en todo el mundo estaban empleadas en el sector de las energías renovables en 2018 y la Agencia Internacional de Energía Renovable estima que este número podría aumentar a 42 millones de empleos en todo el mundo para 2050.

Los sistemas descentralizados de energía fuera de la red pueden impulsar las economías locales al ayudar a las pequeñas empresas a prosperar y ofrecer potencial para fuentes de ingresos adicionales.

La energía limpia está disponible, es asequible y confiable. Pero en muchos países y economías en desarrollo, el potencial para proyectos de energía renovable a gran escala permanece en gran medida sin explotar. Las inversiones en esta área siguen siendo mucho más bajas de lo que se requeriría para brindar el desarrollo completo y los beneficios climáticos de la energía limpia.

Levantar barreras

En todo el mundo, el PNUD está trabajando con los gobiernos para levantar las barreras que impiden estas inversiones. Al abordar las políticas y los riesgos financieros asociados a tales inversiones en las economías en desarrollo, el PNUD tiene como objetivo ayudar a los gobiernos a crear un entorno propicio para las energías renovables. El Programa de Minigrid de África del PNUD y Solar for Health, establecido en más de 11 países, se expandirá por todo el continente.

A medida que las naciones se preparan para las consecuencias de COVID-19, hay una gran oportunidad para un reinicio a nivel mundial. Los ambiciosos planes de estímulo ecológicos ayudarán a los países a restaurar sus economías mientras profundizan su transición energética. A medida que los precios del petróleo caen a mínimos históricos, debemos asegurarnos de que el mundo se mantenga en el camino correcto con sus objetivos climáticos. Ahora es un buen momento para reformar los subsidios a los combustibles fósiles y reevaluar las opciones que los países tienen para acelerar su transición de energía limpia y mantener una recuperación que sea mejor para todos.

Tomado de: https://www.undp.org/content/undp/es/home/blog/2020/how-clean-energy-can-power-a-covid-19-recovery0.html

Para mayor información y asesoría o compra de productos para su proyecto solar contáctenos: info@suncolombia.com Whatsapp: +57 313 8105486

 

México no es ajeno al impacto de la crisis global. De acuerdo con el Banco Mundial, se prevé la contracción del 6% del PIB del país. Producto de este y otros factores coyunturales, el mercado mexicano ha venido presentando una baja de inversiones en distintos sectores productivos, como el que atiende a la generación distribuida.

No obstante, según pudo saber Energía Estratégica, la banca local no soltó la mano a los usuarios de energía eléctrica interesados en incorporar nuevos sistemas de generación a través de tecnología fotovoltaica.

“Tengan por seguro, y más en estos momentos, que en CIBanco buscamos la forma de ayudar a acceder a financiamiento para paneles solares”, aseguró Mariana Icedo Smith, Green Products Analyst de CIBANCO, durante su participación de un webinar llevado a cabo esta semana.

Entre las ofertas de financiamiento vigentes, esta entidad mantiene su línea de crédito “CIPanel Solar” que fue ampliándose a través de los años hasta lograr a mediados del 2019 cubrir además del cliente residencial y comercial, al empresarial.

Adicionalmente ofrecen seguros para daños, video y desempleo. En detalle, la referente del banco precisó:

Daños: aplica para todos los usuarios. Ofrece una cuota anual durante toda la vida del crédito, vigencia de 12 meses, cobertura de paneles solares contra las pérdidas y daños causados directamente por riesgos cubiertos (sin dolo).

Vida y desempleo: únicamente para personas físicas y PFAE. vigencia de 12 meses, cobertura saldo insoluto en caso de fallecimiento y por evento de desempleo hasta por 3 meses.

Para facilitar y acelerar la adopción de energías renovables en México, CIBanco se unió con Sunwise de modo que ahora conviven con plataformas para integradores que cotizan a los nuevos usuarios de esta tecnología.

“Con esta herramienta buscamos ayudar a que los clientes finales no tengan que desembolsar y puedan eliminarse un gasto de CFE, cambiándolo por una inversión con CIBanco”, comentó el CEO de Sunwise, Arturo Duhart.

Entre los beneficios por integrarse al CIPanel Solar, el banco asegura soporte a nivel nacional (200 sucursales en 73 ciudades), beneficios en tasa en base al volumen y reciprocidad, digitalización del proceso en la plataforma y preautorizaciones en minutos.

Este producto ya facilita las ventas de unos 600 integradores en México, explicó Mariana Icedo. Y, para aquellos nuevos que quieran beneficiarse de este crédito especializado, repasó que son requisitos necesarios contar con: solicitud de integrador firmada; identificación oficial del solicitante; comprobante de domicilio; RFC; alta de Hacienda o Constancia de situación Fiscal; Acta Costritutiva en caso de persona Moral, experiencia previa instalando proyectos fotovoltaicos y una trayectoria de al menos un año en este sector o afines.

Tomado de: https://www.energiaestrategica.com/

Para mayor información asesoría en su proyecto solar y compra de equipos contáctenos en: info@suncolombia.com Whatsapp: +57 313 8105486

 

Al igual que muchos otros países, Colombia necesita y ha empezado a experimentar una transición hacia un nuevo paradigma energético caracterizado por cinco grandes tendencias, también conocidas como las 5Ds:

  1. La descarbonización, bajo la cual se diseñan los sistemas modernos para disminuir su contribución al cambio climático y mejorar la resiliencia. La descarbonización ha sido el propósito de países como Alemania, que decidieron renunciar completamente a la energía nuclear y al carbón o Suecia, que tiene contemplado prohibir los vehículos a gasolina en algunos años.
  2. La descentralización, caracterizada por la integración de recursos energéticos distribuidos (DERs) de generación y almacenamiento (tales como la energía solar fotovoltaica en techo, las baterías y los vehículos eléctricos o baterías móviles) que son instalados por los usuarios “detrás del medidor” eléctrico, es decir, sin consultarlo con ninguna empresa de energía. Estos recursos no solo mejoran la eficiencia al nivel de cada usuario, sino que le da el poder de tomar decisiones como generar, almacenar e incluso vender energía.
  3. La digitalización, una macrotendencia presente en todos los ámbitos de nuestra vida, dada por las tecnologías de información que permiten nuevas formas de interacción entre las personas, empresas y máquinas. Las apps, blockchain, la inteligencia artificial y otras tecnologías forjan el camino hacia una economía digital.
  4. La democratización, liderada por la necesidad de sacar de la pobreza energética a las más de 1.000 de personas que actualmente no tienen acceso a electricidad, así como por la intención de empoderar a todos los ciudadanos a tomar decisiones sobre el futuro de su suministro energético tales como ser independientes o preferir energía limpia.
  5. La desregularización, como un resultado de las anteriores tendencias, le da el paso a nuevos actores, innovadores y emprendedores a jugar en el mundo de la energía tradicionalmente dominado por un puñado de empresas de energía.

El rediseño del mercado

La estructura de mercado del sector en Colombia tomó forma a mediados de los 90s gracias a la ley de servicios públicos y ley de energía eléctrica que permitió la entrada de las empresas. Este esquema fue pensado para ser operado por pocos actores de gran envergadura y con un sistema de suministro unidireccional que va desde los grandes centros de generación a los consumidores finales. 

Sin embargo, bajo el nuevo paradigma de las 5Ds, la integración de nuevas tecnologías energéticas y digitales, así como nuevos agentes de mercado (ciudadanos, empresarios) con intereses y comportamientos particulares, genera grandes retos en la planeación y operación del sistema.

Cada vez es más fácil encontrar prosumidores de energía, es decir, usuarios que no solo consumen energía, sino que también generan su propia energía e inclusive podrían vender sus excedentes a la red. Tal es el caso de empresas como Nutresa o el Aeropuerto El Dorado, así como un creciente número de personas que viven en inmediaciones de Medellín, Bogotá y Barranquilla.

Los prosumidores suministran energía a la red con parámetros de confiabilidad y operación muy diferentes a los tradicionales, altamente dependientes de las condiciones climáticas (radiación solar, viento) y basados en las preferencias de cada prosumidor que pueden ser tan diversas como las de cualquier otro mercado.

Además, esta nueva topología tiende a dejar de lado a los agentes intermediadores tradicionales ya que, en principio, hay una mayor proximidad entre la generación y el consumo y una menor necesidad de infraestructura tradicional tales como las grandes líneas de transmisión que atraviesan países.

Este nuevo esquema de mercado, que además debe armonizarme con la operación y control de nuestras redes eléctricas para garantizar un suministro confiable y seguro, debe tener la capacidad de coordinar a un gran grupo de participantes autónomos, es decir, usuarios residenciales, empresas, vehículos eléctricos, empresas de energía, utilizando tecnologías digitales para comunicar e intercambiar energía con base en preferencias individuales.

Si actualmente las redes eléctricas se diseñan y se controlan como una serie de recursos propios (cables, transformadores, generadores), en el futuro cercano se deben planear y operar con base en lo que cada usuario desee como, por ejemplo, cargar un vehículo a cierta hora o instalar más paneles en el techo. En este esquema, cada quién busca maximizar su utilidad, tomando decisiones en tiempo real (gracias a las apps), de manera transparente, simple y conveniente. En muchos países, las personas pueden delegar esas decisiones a un Smart Bot o aplicación inteligente que cargue las baterías y encienda ciertos electrodomésticos cuando la tarifa de energía es inferior y venda energía de sus paneles cuando la tarifa aumenta.

Blockchain y Tokenización

Blockchain (o cadena de bloques) promete ser una de las innovaciones más disruptivas de las últimas décadas. ¿Cómo funciona? Es una base de datos que no está en un solo lugar, sino que cada participante de una red blockchain tiene una copia de la misma, y es virtualmente imposible de modificar no solo por la dificultad computacional, sino porque crea una lógica económica que desincentiva cualquier comportamiento que vaya en contra de la red y es la misma red de usuarios la que, mediante el consenso (democrático, automático, digital) entre miles o millones de usuarios, valida los intercambios de información entre los nodos.  

Este concepto, más allá de las herramientas tecnológicas con las que está construido, redefine el concepto de confianza y es ahí en donde radica el potencial disruptivo. La confianza, el ladrillo de las sociedades a lo largo de la historia de la civilización humana, se convierte en un elemento que blockchain incorpora por defecto y de manera digital eliminando la necesidad de validar la autenticidad de la información y nos permite generar nuevas interacciones.

Blockchain lleva el proceso de toma de decisiones a un nivel de descentralización sin precedentes y nos permite transferir valor digital sin necesidad de delegar la confianza, de tener intermediarios, de manera anónima y sin riesgo de que esa información sea alterada, eliminada o censurada.

Durante los últimos cinco años, estos intercambios de valor han evolucionado siendo automatizados y estandarizados mediante contratos inteligentes. Los contratos inteligentes o smart contracts consisten en un conjunto de códigos que codifican estos intercambios de valor siguiendo una serie de eventos predefinidos tales como la validación de la identidad, la entrega de un producto o la cesión de una propiedad.

Así, un smart contract se diseña para incentivar una acción de manera inteligente e inclusive dinámica dependiendo de la persona, organización o dispositivo con el que interactúe. ¿Quién valida los contratos? Todos y nadie: lo hace la red de nodos que hace parte de blockchain. Estos smart contracts funcionan con un combustible: los tokens.

En el mundo de blockchain y las criptomonedas, un token representa la unidad de valor de un sistema económico inteligente y digital. Los tokens motivan un comportamiento esperado entre agentes de una red incentivando (financieramente) comportamientos deseados tales como la realización de un contrato inteligente, la validación del mismo o el mantenimiento de la red. Más allá de los intercambios económicos y los incentivos financieros, un token se puede diseñar con una serie de contratos inteligentes que estimulen comportamientos pro-sociedad capturando valores en común tales como privacidad, autonomía, medio ambiente, transparencia, entre otros.

Tokenización de la energía

Tomando estos elementos constructivos de los sistemas económicos inteligentes (blockchain, smart contracts y tokens) es posible hacer un matchmaking entre sus beneficios y las necesidades de los sistemas eléctricos modernos. Blockchain responde casi que de manera natural al nuevo paradigma del sector facilitando la integración de nuevos agentes (ciudadanos) y tecnologías (solar, almacenamiento) mediante la creación de nuevos modelos de negocio que se salen completamente de la arquitectura tradicional del mercado y nos llevan a repensar un modelo distribuido y abierto.

En conclusión, la tokenización invita a todos los usuarios de energía a repensar la forma en cómo se puede interactuar con el mundo de la energía, el sistema eléctrico y las empresas de energía.

Las nuevas tecnologías abren el espectro a la innovación no solo para que cualquier persona o empresa pueda ser dueño de su propia energía sino para que las empresas de energía, desde su posición como líderes naturales del sector, impulsen la transformación hacia sistemas bajos en carbono, digitales, accesibles, democráticos y descentralizados.

Fuente: https://www.grupobancolombia.com/wps/portal/empresas/capital-inteligente/tendencias/innovacion/tokenizacion-de-la-energia

Contáctenos para mayor información acerca de su proyecto solar y equipos para uso en energía solar fotovoltaica www.suncolombia.com info@suncolombia.com Whatsapp: +57 313 8105486

Contáctanos