Uno de los múltiples sueños del célebre astrónomo y divulgador Carl Sagan, creador de la exitosa serie Cosmos, se hará realidad el próximo mes, cuando sea lanzado al espacio un pequeño satélite que portará una vela solar y estará impulsado por partículas de luz.

Después de meses de retrasos, una nave espacial de 5 kilos de peso que será impulsada por el poder de la luz solar finalmente se lanzará a bordo de un SpaceX Falcon Heavy desde el Centro Espacial Kennedy en Florida.

Se trata de la nave LightSail 2 del tamaño de una caja de zapatos, resultado de 10 años de investigación e ingeniería de la Sociedad Planetaria, que podría allanar el camino para un nuevo método radical de propulsión fuera del mundo que no depende del combustible.

La LightSail2 no simplemente recolecta energía solar a través de paneles como una forma de ejecutar sistemas de propulsión convencionales, sino que utiliza el impulso transferido a los objetos por la luz solar. Los fotones del Sol no tienen masa, pero sí ejercen presión de radiación, lo que significa que la gran superficie plana de LightSail 2 puede usarla para empujarse como un barco de vela.

Si todo va según lo planeado, la nave espacial de la Sociedad Planetaria podría convertirse en la primera nave espacial del mundo en orbitar la Tierra utilizando la luz solar. La tecnología podría eventualmente reducir los costos de la alimentación de satélites pequeños y naves espaciales.

Una vez en órbita, LightSail 2 intentará aumentar su altitud utilizando la luz solar, algo que ninguna nave espacial ha hecho antes. El lanzamiento incluirá otras 24 naves espaciales destinadas a tres órbitas diferentes en el marco del Programa de Pruebas Espaciales del Departamento de Defensa-2. LightSail 2 se transportará dentro de otra nave espacial, conocida como Prox-1, que se desplegará 7 días después del lanzamiento a una altura de aproximadamente 450 millas.

Poco después, LightSail 2 desplegará su vela hecha de Mylar, una delgada película de poliéster, y girará hacia el sol durante la mitad de cada órbita. La presión continua de la luz solar contra la vela, aunque increíblemente débil, debería aumentar su órbita en una cantidad mensurable, dice el equipo.

“La navegación solar se podría usar para una variedad de misiones espaciales, incluida la habilitación de misiones a largo plazo donde la presión ligera se puede usar para hacer órbitas estables a partir de órbitas por lo demás inestables. Por ejemplo, ahora las naves espaciales en un punto estable entre la Tierra y el Sol monitorean las tormentas solares que se aproximan. Al equilibrar las fuerzas, una vela solar podría colocarse más cerca del Sol de lo que actualmente es posible. Esto permitiría tiempos de advertencia más prolongados para las tormentas solares que se dirigen a la Tierra”, concluyó Betts.

Tomado de: https://www.infobae.com/salud/ciencia/2019/05/21/el-sueno-de-carl-sagan-sera-realidad-una-nave-se-impulsara-con-energia-solar/